viernes, 1 de febrero de 2013

Canción amarga

Tres barcas en la calle, por Jnj, 2013
En la cara lleva
tres años perdidos
y el frío de las seis de la mañana.

Van a partirte el corazón.
De pronto
la luz apagada,
los pasillos turbios,
la puerta que clava su ruido en la espalda.

Van a partirle el corazón.
Y arrastra
una cadena oscura
de pasiones heladas,
ese frío que cabe solamente
detrás de una palabra.

Y yo la veo caminar,
despacio,
perderse en lo que anda,
fugitiva tristeza que va y viene
de la sombra a la puerta de mi casa.

La luz artificial deja en la calle
el temblor silencioso
de tres barcas ancladas.

Cuando ella cruza por mi lado siento
como un golpe de remos
y un murmullo de agua.


Luis García Montero, 1991

4 comentarios:

  1. Maricel Miriam Geli6/2/13 16:01

    Todavía, los días, los lugares y horas exactas le hacen recordar su pasado que ya fue pero siempre estará plasmado en el espacio y el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás cargadita de razón, Miriam. Ese temblor silencioso de tres barcas ancladas y ese como golpe de remos son lo mismo que Neruda escribió hacia el final de su "Poema XX":
      Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

      Eliminar
  2. La muerte está a la vuelta de la esquina esperando que llegue nuestra hora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Aitor. No obstante, ¿a qué aquí tu comentario? Vale que muerte y amor son los dos grandes motivos poéticos, pero no acabo de ver la relación.

      Eliminar